Escuche: lo que aprendí de una cita realmente mala

Nos reunimos para tomar unas cervezas en un bar que cerraría un mes después. Nosotros habíamos estado hablando por Internet durante un par de semanas antes, mensajes largos que lo hacían parecer divertido y erudito. Discutimos nuestro Libros Favoritos ,y comencé a sentir un zumbido de emoción cuando su nombre apareció en la pantalla de mi teléfono. Las señales de advertencia solo llegaron cuando cambió su Bisagra bio un día antes de que nos encontráramos.

'No deberías salir conmigo si usas aplicaciones de citas para recopilar seguidores de Instagram para validar tu vanidad, o si tu biografía es 'me encantan los perros y viajar' porque eres un cliché andante'. el se quejó. No había indicio de ironía en el hecho de que en tres de sus cinco fotos sostenía un perro de bolsillo de aspecto serio; en los dos restantes mostraba un viaje de yoga a la India y una caminata por la jungla.

tiendas que comprarán tu ropa

'¿Puedo cancelar?' Le pregunté a mis compañeros de trabajo activos en citas.



Había estado en el juego el tiempo suficiente para detectar las señales de advertencia. La hipocresía, una declaración de cuán completamente hastiado estás con las citas en línea y desviar a las mujeres hacia estereotipos reduccionistas están ahí arriba.

“Vete”, me instaron mis amigos. '¡Puede que te sorprenda!'

Así que me puse mis jeans ajustados favoritos y bebí un gin-tonic para el coraje holandés mientras me preparaba. Pero lo único que me sorprendió fue lo imposible que podía ser pronunciar una palabra en una conversación bidireccional.

'Estoy tan harto de las aplicaciones de citas', se quejó sin invitación. “Las chicas son todas iguales. Solo están buscando un impulso para su ego y luego no hay nada para ellos cuando realmente se encuentran '.

'Suenas como si necesitaras un descanso', comencé, pero me interrumpieron rápidamente y volví a beber mi cerveza con desconcierto.

En el camino de regreso a la estación de tren, me había contado alegremente por qué era importante que las mujeres soportaran la carga de anticoncepción ,porque tomar hormonas podía hacer que los hombres fueran menos masculinos, mientras que las mujeres tenían relativamente poco de qué preocuparse. Esto vino en respuesta a que mencioné cómo había casi muero como efecto secundario de tomar anticonceptivos hormonales. Asumí que había poca necesidad de discutir el hecho de que claramente no nos volveríamos a ver, sin embargo, el mensaje de decepcionarme fácilmente llegó minutos después de que nos separamos.

'Eres hermosa (tus ojos son otra cosa) pero parece que no pude encontrar un ritmo en nuestra conversación'. leyó. 'PD. Idea del artículo: el próximo debería titularse 'Eres único como todos los demás: clichés de las aplicaciones de citas'. Mucho contenido para cubrir '.

ideas de vestidos de invitados de boda de primavera

Mis amigos y yo aullamos de risa. Los mejores intérpretes del mundo le dirán que, de hecho, el ritmo puede ser difícil de encontrar durante un monólogo. Archivé nuestro chat de WhatsApp y volví a deslizar .

No fue hasta unos días después, volviendo a contar la historia con adornos adicionales ('y luego ¡Me explicó los períodos! ”) que me di cuenta. Claro, este tipo probablemente nunca estuvo en la carrera para ganar un premio a la feminista del año. Pero estaba claro que estaba dejando que algunas malas citas y decepciones nublaran por completo su visión de las mujeres. Las citas estaban sacando lo peor de él. ¿Sería posible que me estuviera haciendo lo mismo?

Estaba claro que estaba dejando que algunas malas citas y decepciones nublaran por completo su visión de las mujeres. Las citas estaban sacando lo peor de él. ¿Sería posible que me estuviera haciendo lo mismo?

Aunque había sido durante mucho tiempo un devoto de las aplicaciones de citas, nunca antes me había tomado mucho tiempo para examinar mi comportamiento. Mi última relación a largo plazo aproximadamente coincidió con el auge de las aplicaciones , y había emergido, parpadeando en un mundo nuevo y valiente donde podría asegurar mi próxima conexión desde la seguridad de mi propia casa. Me entregué a ello con entusiasmo, embarcándome en aventuras amorosas, relaciones breves y episodios de soltería. Rápidamente aprendí que nuestras vidas amorosas ya no eran una cosa binaria, un lugar en el que estás soltero o en pareja. Todos estábamos cambiando constantemente entre buscar a nuestro próximo pretendiente, conocer un desfile de personas y navegar por el complicado terreno de enamorarse de alguien en la era de Tinder, donde la exclusividad y la cuestión de cuándo exactamente eliminar sus aplicaciones habían superado firmemente la reunión. los padres y convertirse en oficial de Facebook.

Sin embargo, el brillo del deslizamiento pronto se debilitó. La emoción de elegir mis citas con la misma codicia digital con la que pediría a Deliveroo pasó de moda. Decidí ponerme los nudillos e intentar conocer a alguien. La mayoría de mis amigos estaban empezando a establecerse y a vivir con socios. ¿No sería bueno traer a una persona real a nuestras cenas y reuniones en lugar de anécdotas sobre citas desastrosas?

La emoción de elegir mis citas con la misma codicia digital con la que pediría a Deliveroo pasó de moda.

Con la gran cantidad de opciones que se ofrecen, asumí que encontrar el amor sería fácil. Pero para cuando llegó mi desafortunada cita con el mansplainer, ya había tenido suficientes decepciones como para que mis amigos emparejados buscaran preventivamente a los Ben y Jerry y se alinearan. Bridget Jones en Netflix cada vez que declaraba que había conocido a alguien nuevo. Mi cita puede haber admitido que estaba hastiado por el proceso , pero en realidad sentí lo mismo: tuve el buen sentido de no anunciarlo en mi perfil.

El auge de las aplicaciones de citas significa que el amor y el sexo siempre están a la vanguardia de nuestras mentes, ya sea que estemos en la mesa de solteros en una boda o sentados en el sofá en pijama comiendo pasta y viendo lo último documental sobre crímenes verdaderos . Cuando tu pareja perfecta está, al menos en teoría, a solo unos clics de distancia, estás constantemente conectado a lo que tienes para ofrecerle a alguien. Y si las cosas no funcionan, esto puede empezar a parecer poco.

El auge de las aplicaciones de citas significa que el amor y el sexo siempre están a la vanguardia de nuestras mentes, ya sea que estemos en la mesa de solteros en una boda o sentados en el sofá en pijama comiendo pasta y viendo el último documental sobre crímenes reales.

En consecuencia, me había acostumbrado a enfriarme con la gente ante la más mínima sugerencia de que una nueva amante podría no ser la pareja perfecta para mí. Dediqué horas interminables a tratar de conocer a alguien mientras mantenía a todos al alcance de la mano . Puede que haya estado menos dispuesta a expresar mis sentimientos que mi cita desilusionada, pero fui igual de rápido en descartar a la gente. Como él, tenía pocas expectativas de todos, pero más que eso, tenía cada vez menos expectativas de mí mismo.

Entonces, después de haberle contado a mis amigos lo que ya había decidido que sería mi último espantosa cita , Fui a casa y borré mis aplicaciones. No fue en un ataque de exasperación o con la esperanza de encontrar a alguien nuevo en el legendario reino de vida real . No quería alejarme de las aplicaciones de citas porque mi cita misógina tenía razón sobre sus problemas. Di un paso atrás porque conocerlo me mostró una versión de una persona en la que fervientemente no quería convertirme.

Seis meses después, he vuelto a tener citas casuales, pero ahora con poco enfoque en la pareja. Mis encuentros suelen ser unos tragos y una inmersión profunda en la psique de alguien durante unas horas sin ninguna expectativa. Me divierto con la gente y realmente disfruto de su compañía en lugar de sopesar sus palabras para tratar de averiguar si realmente están listos para establecerse. Cuando haya decidido que su modo predeterminado es individual, la presión está apagada.

formas ingeniosas de ganar dinero

Cuando haya decidido que su modo predeterminado es individual, la presión está apagada.

Ahora, cuando veo a mis amigos, todavía me preguntan si hay alguna noticia de citas para compartir. Nunca lo hay. En cambio, les hablo de mis viajes, mi escritura , la chica del trabajo con la que tengo una disputa de larga data. Todavía tenemos mucho para compartir y reírnos, pero ahora compartimos y nos reímos de las cosas que realmente me preocupan en lugar de las personas cuyos nombres no recordaré dentro de unos meses.

Sin tratar de mantener una comunicación constante con personas que nunca he conocido, consulto a mis amigos con más frecuencia. Acepté ser uno de mis amigos más cercanos. Dama de honor y estoy ocupado planificándola despedida de soltera . Aconsejo a mi mejor amigo de la infancia a través de sus muchos dramas de citas y luego nos emborrachamos y bromeamos sobre ser el plan de respaldo del otro. En lugar de citas nocturnas con extraños, organizo citas nocturnas con mi compañero de casa y preparamos una comida elaborada y compartimos una botella de vino. Paso el tiempo que solía pasar deslizando el dedo cuidando de mi cuerpo haciendo ejercicio y cuidando mi alma escribiendo y releyendo mis libros favoritos. En lugar de tratar de encontrar una persona a quien amar, he encontrado muchas, y yo soy una de ellas.